Si hay una cámara con pretensión y capacidad real de agitar nuestro ritual fotográfico, eso que venimos llamando el flujo de trabajo, es la Zeiss ZX1.

Zeiss ZX1

Veamos, se toma una fotografía, se procesa en el portátil o en el ordenador de sobremesa y se sube a internet para ser compartida en las redes sociales o, en una versión 2.0 del asunto, una vez hecha la fotografía, se pasa al móvil/tablet donde es procesada y compartida.

La ZX1 consigue hacer todo eso sin salir del entorno de la cámara.

¿Qué es la ZX1?

Empecemos por el principio. En la línea de las Sony RX1 y Leica Q, la Zeiss ZX1 es una cámara con un sensor de formato completo y una óptica fija. En su caso, un sensor de  37.4MP y una lente Zeiss Distagon de 35mm F2 con autofoco. Asimismo, cuenta con un visor electrónico de panel OLED con resolución Full HD (1980×1080 píxeles) y una magnificación de 0.74x.

ZX1-Cámara

Pero lo primero que llama la atención al ver la cámara es la pantalla táctil trasera, que además de no ser totalmente plana, con una elegante inclinación cerca de donde pondremos el pulgar, tiene un excepcional tamaño de 4.3″ y una resolución de 1280×720 píxeles.

La capacidad táctil y ese tamaño de pantalla son elementos clave en una cámara que cuenta con contadísimos diales mecánicos directos: una rueda para la velocidad de obturación, con la palanca de encendido/apagado y vídeo incluída, otra rueda para cambiar el iso, que en una apuesta personal de Zeiss sustituye al habitual control de exposición, el anillo de diafragmas en la lente y un botón en la parte trasera superior que actuará como acceso directo según lo programe el usuario. El resto se maneja desde la pantalla.

Android y… ¡Lightroom!

Y aquí viene el asunto. La ZX1 no solo es una cámara con una pantalla trasera donde manipular un menú de opciones, sino que es un dispositivo Android capaz de darnos acceso a aplicaciones, y Adobe Lightroom CC viene incluída.

ZX1-Pantalla

Con lo que tras tomar la foto, podemos procesarla directamente en la propia cámara con toda la capacidad que ofrece un software de la potencia de Lightroom y subirla, a través de wifi, a nuestras redes sociales o a un servicio de almacenamiento en la nube, o a ambos.

Para el uso del propio sistema operativo y para guardar las fotografías que vamos haciendo, la cámara cuenta con un disco duro integrado SSD de 512GB en lugar de una ranura de tarjetas, otra novedad en una cámara de esta gama. Zeiss dice que la capacidad de esa memoría integrada da para unos 6.800 ficheros raw, en formato DNG o 50.000 imágenes en jpg.

En cuanto al vídeo, es capaz de grabar UHD 4K hasta 30fps y Full HD hasta 60fps.

¿Aguantará todo ese trote la batería?

Tener la posibilidad de hacer todo el procesado en la cámara nos sirve de poco si la batería no la mantiene en funcionamiento. A ese efecto, sabemos que su capacidad es de 3190 mAh, pero aún no se cuenta con datos oficiales sobre su duración.

De todas maneras, la ZX1 cuenta con un puerto USB C, que nos permite conectarla a un ordenador, actuando como un dispositivo de almacenamiento externo, o conectar un pendrive o un disco duro y manejarlo desde la propia cámara, con lo que, aunque pendiente de confirmar, lo más probable es que también podamos enchufar una batería externa móvil que nos dé un extra de energía en el más que proable caso de necesitarlo.

¿Cuándo?

La Zeiss ZX1 fue presentada en Alemania durante la feria Photokina el pasado 27 de septiembre de 2018, pero a día de hoy, casi seis meses después, Zeiss aún no ha confirmado ni precio ni fecha exacta en la que estará disponible. Aunque en la presentación dijeron que sería en los primeros meses de 2019, con lo que podría estar al caer.

Habrá que estar atento.